¿Por qué Vigo debería convertirse en un referente europeo de movilidad urbana?

Este año, Vigo celebra el sesenta aniversario de uno de los eventos industriales que más ha marcado el tejido empresarial de esta ciudad y de sus alrededores. Hace exactamente seis décadas que se ponía la primera piedra de la fábrica de automóviles de PSA, fábrica que ya en 2015 ha sobrepasado la cifra de doce millones de vehículos producidos. Un hito destacado en un lugar con larga tradición industrial , no sólo en el sector del automóvil, sino en otros muchos como el de la construcción naval y el de la pesca, por citar algunos ejemplos. El empuje de Vigo ha contribuido, sin lugar a dudas, a sacar a Galicia de su aislamiento histórico y ha permitido que esta comunidad se codee sin complejos con el resto de las regiones Europeas.

Sin embargo, se acercan tiempos distintos, nuevos retos. Las diferencias salariales existentes entre España y sus vecinos del norte permitieron, años atrás, la implantación y el desarrollo en nuestro país de algunos de los complejos industriales más importantes del continente. La fábrica de Vigo fue uno de ellos. Pero esta ventaja competitiva que era suficiente hace algunos años empieza a no serlo tanto: nuestros vecinos del sur llevan una trayectoria parecida a la que nosotros protagonizamos en su día. Sus salarios son claramente más bajos que los nuestros y las diferencias se han reducido enormemente cuando hablamos de su capacidad para poner en marcha y mantener importantes infraestructuras industriales. Este riesgo se ha evidenciado en los últimos años y hemos podido ver como la mayor parte de los nuevos proveedores que acompañaban a los nuevos proyectos se instalaban en el norte de Portugal. Y lo será todavía más, en cuanto la fábrica que el grupo PSA está construyendo en Kenitra, Marruecos, y que tiene previsto arrancar la producción a finales de este año, empiece a andar.

Ante este desafío la ciudad, así como Galicia, deben reaccionar. Por un lado, reduciendo el impacto que el sector del automóvil tiene en la economía local, como ya han hecho alguno de los proveedores que empiezan a apostar por otros sectores como la aeronáutica. Por otro, continuando una dinámica empezada ya hace algunas décadas pero que se resiste a despegar, invirtiendo en actividades de un mayor valor añadido, como son la investigación, el desarrollo y la innovación. Este es el caso de las distintas entidades que han nacido entorno a esta industria como son el Clúster del Automóvil (CEAGA), el Centro Tecnológico del Automóvil de Galicia (CTAG) o más recientemente el “Business Factory Auto” (BFA). Sin embargo, a todo este ecosistema le ha faltado un elemento común, una justificación que vertebre los distintas tecnologías que están llamadas a revolucionar la industria del automóvil en los próximos años. Este elemento podría perfectamente ser la movilidad urbana, apoyada sobre tres grandes pilares: la Movilidad Eléctrica, el Coche Autónomo y la Conectividad.

Vigo, al igual que otras ciudades que se han beneficiado de las fabricación de millones de vehículos principalmente de combustión interna durante muchos años, tiene una responsabilidad histórica que le puede abrir nuevas puertas de cara al futuro. Corresponde a las distintas administraciones públicas facilitar la transición hacia modelos socialmente más responsables y la transición hacia la movilidad eléctrica es uno de ellos. Los motores eléctricos, con su consecuente impacto positivo en el medio tanto natural como urbano, son una gran oportunidad de proponer vehículos más eficientes, sin humos y al que se les pueda dar un uso más racional: por sus características técnica, los coches eléctricos son fácilmente adaptables a los distintos niveles de conducción autónoma, buscando el reducir los atascos y los accidentes. De igual manera, la conectividad de los coches entre sí y con Internet, así como el tratamiento masivo de los datos que éstos generan, permitirá optimizar su uso y su coste, reduciendo significativamente el coste total de utilización (TCO). Estos seis objetivos, conocidos como los “seis ceros” (cero emisiones, cero energía, cero congestiones, cero accidentes, cero “vacíos” y cero costes) son los referentes que van a guiar la movilidad urbana del futuro.

Al igual que están haciendo otras ciudades europeas, Vigo, con el apoyo de las administraciones, podría convertirse en un verdadero laboratorio en dónde todas estas nuevas ideas entorno a la movilidad se podrían poner en práctica. Desde el punto de vistas técnico, Vigo tiene la infraestructura necesaria para desarrollar e investigar propuestas que ayuden a mejorar las actuales soluciones existentes entorno a las baterías, motores eléctricos o sistemas complejos de conducción autónoma. Desde el punto de vista político, la ciudad, aprovechando el papel destacado que tiene en la FEMP y apoyándose en otras administraciones, como la Xunta de Galicia, podría ser pionera en aplicar política de incentivos o proyectos innovadores. ¿Es descabellado pensar que en Vigo se autorizase un transporte piloto con un nivel de conducción autónoma elevado entre el centro de la ciudad y el CUVI? Desde el punto de vista de la iniciativa empresarial, ¿ por qué no imaginar que desde el BFA puedan surgir nuevas ideas para ensayar en la ciudad como podría ser una red inteligente de puntos de carga o una aplicación de “carpooling” cuyo campo de pruebas fuesen los propios vigueses?

Las posibilidades son infinitas y aunque una iniciativa de este calibre necesita el concurso y la voluntad de todas las administraciones y de los diferentes actores la recompensa sería elevada. La transición hacia el vehículo eléctrico, aunque se discuten los plazos, nadie duda que se producirá y, como ocurrió con la irrupción de internet, sólo los que sepan ver la oportunidad y sacar réditos de la misma se convertirán en actores destacados de esta nueva economía.

¿Por qué Vigo no podría ser uno de ellos?

 

REFERENCIAS:

The Future of Mobility, 2017. J.h.r. (Ron) Van Duin, Hogeschool Rotterdam. Frank Rieck, Rotterdam University. Kees Machielse, Rotterdam University.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*