Menos decisiones humanas y más tecnología para evitar accidentes de tráfico

Tierr@_de_N@die: Cuando se habla de coche autónomo tenemos la impresión de que se habla únicamente de un lujo que conlleva una cierta frivolidad que, en su exponente más tecnológico, permitirá desplazarnos mientras dormimos plácidamente detrás del volante. Pero la realidad es que la carrera hacia los coches completamente autónomos (niveles 4 y 5) está llena de pasos intermedios en los que se irán implantando ayudas a la conducción de forma progresiva que permitirán reducir de forma drástica el número de accidente y por tanto el de fallecidos en la carretera. Y no olvidemos que la carretera sigue encabezando las estadísticas en cuanto a muertes traumáticas, en especial en determinados grupos de edad.

Los seres humanos somos el factor más complejo en la fórmula de la seguridad. El nivel de riesgo que aceptamos varía mucho en función de cuestiones personales, la edad, el sexo y la cultura. Pero también influyen las campañas de publicidad de los fabricantes de vehículos. Muchos jóvenes asocian la conducción a lo que ven en películas como The fast and the furious y no a la siniestralidad que producen los accidentes de tráfico.

Fuente (theconversation.com): Menos decisiones humanas y más tecnología para evitar accidentes de tráfico