Un país ante la gran oportunidad verde

Tierr@_de_N@die: La actual crisis económica generada por la COVID19 no solo no debe ser una razón para no acelerar la transición hacia una economía verde libre y libre de carbono, sino que es una oportunidad única de replantearse el sistema productivo, nuestros hábitos y nuestras políticas para buscar un gran motor económico que sirva de locomotora para reactivar de nuevo la economía. Y ésta debería empezar a medirse con criterios complementarios que dejen de lado la obsesión por el crecimiento sin fin del PIB. 

“Las ayudas del contribuyente no pueden ser gratuitas”, resume Helena Viñes, directora adjunta de sostenibilidad de BNP Paribas Asset Management y miembro de la recién creada Plataforma en Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea. Es decir, los fondos públicos no pueden acabar destinados a actividades que perjudiquen al medio ambiente y la salud. Antes de la pandemia, la Comisión Europea encargó al grupo de expertos al que pertenece Viñes un listado con criterios claros de las actividades que se pueden considerar sostenibles a la hora de invertir. Es lo que llaman la “taxonomía sostenible”, que se espera que pueda ser una guía para distribuir una parte de los fondos del plan de recuperación europeo.

Fuente (elpais.com/ideas): Un país ante la gran oportunidad verde