La industria del automóvil sigue en su laberinto… pero ahora, con más prisas » Enrique Dans

Tierr@_de_N@die: Enrique Dans lleva tiempo siendo un referente en la divulgación de las nuevas tecnologías y de cómo éstas influyen tanto en la sociedad como en el mundo empresarial. A menudo se le ha acusado de exagerar en la velocidad en la que se producen los cambios, pero la realidad es que el tiempo suele confirmar sus prediicciones. Es raro que escriba sobre un sector sin que tenga un profundo conocimiento del mismo, por lo que es interesante la visión que da en este artículo del sector del automóvil y de cómo, hasta ahora, este sector ha afrontado una realidad que parece finalmente no tendrá más remedio que aceptar.

Esta reconversión debería provenir de un convencimiento real, de un verdadero cambio de mentalidad, de la constatación de que los vehículos de combustibles fósiles están destrozando el planeta, y deberían, en total puridad y en virtud de las evidencias que tenemos, ser prohibidos. Seguimos viendo una industria que no cambia porque crea que debe cambiar, sino porque la obligan. Lo dije en su momento, y lo mantengo: a este paso, terminaremos poniendo a las marcas clásicas de automoción en el mismo lugar que ocupan en nuestras mentes las empresas tabaqueras.

Fuente (www.enriquedans.com): La industria del automóvil sigue en su laberinto… pero ahora, con más prisas » Enrique Dans