Los ‘peones’ de la economía colaborativa: «No sé ni cuánto cobro por hora»

Tierr@_de_N@die: La "gig economy" nació como respuesta a un mercado en crisis que no sabía cómo deshacerse de los costes fijos asociados a las plantillas. También nació como una respuesta a una nueva generación que prefiería trabajar en función de sus necesidades sin estar atados a un horario fijo. Si fue antes el huevo o la gallina es difícil de saber, aunque esta llamada "economía colaborativa" debe encontrar su hueco en nuestra sociedad sin dejar por ello que se pongan en riesgo los grandes logros adquiridos a nivel social. Mientras exista la posibilidad de elegir tanto consumidores como trabajadores saldrán ganando. El problema surgirá si el grueso del mercado adopta progresivamente este modelo que, sin lugar a dudas, no es el más adecuado en todos los casos.

Se trata de los primeros empleados de la historia a los que una mejora de sus condiciones laborales podría arruinarles la vida. Son los llamados peones de la gig economy -la economía de los pequeños encargos- y miran con recelo todo lo que suene a agitar un modelo que, en un mundo de desempleo y cada vez más extensas jornadas laborales, les ha garantizado un trabajo y un sueldo con el que subsistir. Cimentan la base de la economía post crisis en países como Reino Unido y Estados Unidos e ilustran, mejor que ningún otro sector, el modelo laboral hacia el que vuelve a virar el mundo occidental, que se debate ahora mismo en la disyuntiva de posicionarse del lado de la creación de empleo o del mantenimiento de los derechos que el trabajador conquistó durante el último siglo. «Se trata del capitalismo más salvaje, sí, pero estoy contento», reconoce a MERCADOS uno de los que forman parte del engranaje de este tipo de economía.

Fuente (www.elmundo.es): Los ‘peones’ de la economía colaborativa: “No sé ni cuánto cobro por hora” | economia/empresas