La superbatería de Tesla en Australia ha acabado con los «cárteles» de las eléctricas

Tierr@_de_N@die: esta batería, la batería de litio más grande del mundo, fue el resultado de una apuesta via Twitter en la que Elon Musk se comprometía a no cobrar dicha batería si no estaba operativa en un plazo de 100 días. Además de resolver el problema de los cortes de suministros que afectaba a toda una región de Australia en el plazo acordado (Elon ganó la apuesta), se ha mostrado ahora como una herramienta para evitar los picos en los costes de suministro.

La introducción de la batería de Tesla en el mercado ha puesto un cambio muy importante en la forma en la que el sector ha afrontado este tipo de situaciones. Su energía viene directamente de fuentes renovables operadas por una compañía francesa, pero no solo supone la inyección de energía limpia, al haber paliado estas situaciones en las que la falta de energía suponía picos en el precio de la energía, Tesla ha permitido que los precios se queden fijados en los AU $270 dólares/MW, un ahorro sin precedentes que los expertos sitúan entorno a los 3 millones de dólares o más, algo que también se ha traducido en el bolsillo de los consumidores.

Fuente (Hipertextual): La superbatería de Tesla en Australia ha acabado con los “cárteles” de las eléctricas